Qué opinan nuestros clientes de nosotros

14 noviembre, 2019

El boca a boca funciona, sí. Pero lo hace cuando los clientes de un producto tienen una excelente opinión y una experiencia que supera sus expectativas. Y eso, básicamente, es lo que ocurre con los clientes que ya están disfrutando de las cortinas de cristal Lumon en sus terrazas.

Hemos querido recoger las opiniones de cuatro clientes satisfechos para conocer cuáles fueron los principales argumentos a la hora de tomar la decisión de decantarse por el sistema de cortinas de cristal Lumon, y qué opinan de sus cerramientos ahora que ya los disfrutan en su propio hogar. Todos recomiendan el producto y la marca al 100%. De hecho, ya lo hacen en sus vecindarios.

New call-to-action

¿Conoces el Índice de Satisfacción Lumon?

La historia se repite. En la mayoría de los casos es tan similar que la hemos llamado el Índice de Satisfacción Lumon. Primero surge la idea, la corazonada de que la mejor solución para aprovechar la terraza durante todo el año son estas cortinas de cristal que has visto alguna vez, en algún sitio, o de las que has oído hablar.

Poco tiempo después te tropiezas con un ejemplo de cortinas de cristal en la casa de un amigo, o de un vecino, o de una persona muy cercana que te cuenta su experiencia. Cada vez estás más cerca de tomar la decisión… y, un buen día, te decides a contactar, un asesor te visitita para tomar las medidas de tu terraza y presupuestar el coste de la misma in situ. Y en menos de lo que esperabas estás disfrutando de más momentos de felicidad en tu terraza de los que podías imaginar, y no eran pocos.

Hemos creado este post con la idea de recoger algunas de las impresiones, ideas y comentarios compartidos por clientes sobre el sistema, y que pueden servir de referencia para aquellas personas que estén considerando Lumon como la opción a la hora de acristalar su terraza. Un repaso por todas las fases del proceso, desde el momento en el que comienza a fraguarse la idea hasta que ésta se materializa, y todo lo que ocurre después.

  1. Necesito un Plan B para ganar espacio

Con dos niños muy pequeños, uno de dos años y otro de dos meses, la necesidad de espacio para la familia de Johana Herrero era una prioridad. “Conocí Lumon por unos vecinos y cuando vi el producto por primera vez supe que era la solución a mis problemas de espacio”, explica esta clienta que tiene dos terrazas acristaladas, una pequeña y otra, de mayores dimensiones. “Ahora soy yo la que enseño a mis vecinos cómo han quedado las terrazas. De hecho, me consta que ya se han contratado dos más en el vecindario después de haberles enseñado las mías”.

 

 

  1. La barandilla de la terraza me generaba mucha inseguridad

Cuando se tienen niños pequeños o mascotas que pasan largas horas en la terraza sin supervisión, una terraza sin un cerramiento adecuado genera mucha inseguridad y se convierte más en una amenaza que en un espacio de confort. “Cuando puse Lumon recuerdo que lo hice, sobre todo, porque tenía los niños pequeños y no estaba usando la terraza por miedo. Era una pena porque ellos querían disfrutarla. Después, cuando puse las cortinas de cristal, me di cuenta de que la terraza tenía muchas más utilidades de las que había pensado al principio. Lumon superó con creces mis expectativas”, explicaba otra clienta satisfecha, Natalia Camplone.

  1. Mis vecinos me recomendaron Lumon porque no tenían quejas

La primera vez que Ana Téllez escuchó hablar de Lumon lo hizo por boca de una buena amiga. “La fuimos a visitar y vi que tenía la terraza acristalada. ¡Me pareció una idea genial! Me interesé y me dijo que era de una empresa finlandesa que se llamaba Lumon y que eran especialistas en cerramientos. Y que, hasta el momento, no tenía quejas”, explica. Pocos meses después, “cuando las piezas a medida estuvieron listas”, Ana ya disfrutaba de este nuevo espacio. “El resultado ha sido maravilloso. Es una terraza pequeña pero súper aprovechada gracias al cerramiento. Y ahora que vienen épocas de más fresquito, la terraza se ha vuelto 100% aprovechable”, señala. “Ahora soy yo la que lo recomiendo a mis vecinos”.

 

 

  1. La calidez de la terraza afecta positivamente a todos los miembros del hogar

Niños, adultos, mascotas e incluso plantas… Todos agradecerán que des vida a tu terraza. Y aunque vivas solo, sentirás que la atmósfera de tu hogar cambia radicalmente a mejor. Los clientes de Lumon coinciden en que la terraza proyecta calidez a su hogar. “En la terraza da mucho el sol y ahora la tenemos llena de plantitas. Acabo de instalar un mueble especiero y he puesto salvia, perejil, yerbabuena, albahaca, cilantro, romero, perejil, tomillo… Cuando me hace falta alguna especia en la cocina, salgo a la terraza y la cojo. Me hace sentir bien”, explica una de las clientes satisfechas de Lumon.

  1. El salón y la terraza ahora están conectados por una atmósfera más luminosa

El hecho de mantener la terraza cerrada con las cortinas de cristal cambia no solo la actitud y los hábitos de los miembros de la familia, también el porte de las plantas. “Con la terraza cerrada tengo la puerta que la conecta con el salón siempre abierta y esto ha cambiado hasta el color de mis plantas de interior. Las del salón se han puesto enormes y súper verdes por la nueva conexión terraza-salón. Las plantas de interior necesitan también luz y con la luminosidad de la terraza y la puerta abierta les ha dado otro aspecto” y además “el niño entra y sale con total libertad, corretea por todos sitios y yo me siento segura”, explica Ana Téllez.

Clienta satisfecha con Lumon

  1. En la economía del hogar también se nota, se gasta menos energía

“En invierno no hemos puesto la calefacción desde que tenemos cerrada la terraza. Si entras en ella se notan unos cinco grados más que, además, repercuten en la casa. Yo abro un poquito por la mañana para ventilar y luego la vuelvo a cerrar. Así se mantiene el calorcito”, explica Ángeles García.

  1. Disfruto como nunca del desayuno y la merienda en la terraza

Para los clientes ninguna hora causa tanta satisfacción como el desayuno o la merienda en la terraza. “Me encanta desayunar aquí porque por la orientación de mi terraza por la mañana me da la sombra y se está genial. Y aunque ahora en invierno me dé el sol, como pusimos cortinas individualizadas en cada hoja, esto me permite jugar mucho con la luz. Se genera un ambiente precioso. E intuyo que las meriendas, ahora por las tardes de otoño e invierno, van a ser también estupendas”, explica Ana Téllez.

lumon-opiniones-clientes

  1. Un espacio de intimidad para desconectar cuando se acuestan los niños

“Cuando acuesto a los niños, paso un ratito con mi marido en la terraza. Es nuestro único momento de paz. Y la verdad es que lo disfrutamos mucho en este espacio”, explica Johana. También Ana ha convertido la terraza en un espacio de relax al caer la noche. “Le hemos puesto unas lucecitas cálidas, como de chill out, y a última hora, ya con el niño acostado, nos sentamos, a veces ahí, a charlar un rato. No es mucho tiempo, pero lo disfrutamos mucho. Además, cuando mi marido está de viaje, me he puesto un sofá pequeño en la terraza que es donde me siento a relajarme y a no pensar en nada. Se ha convertido en mi lugar favorito de la casa”.

  1. Le damos tantos usos que hay días que no salimos de la terraza

Todos los clientes también coinciden en que gracias a la variedad de usos que le dan ahora a su terraza hay días que prácticamente no salen de allí. “Hacemos aquí las cenas, las comidas, celebramos cumpleaños, tendemos la ropa, organizamos los desayunos, las veladas con amigos… Y como también aísla bastante del ruido, se está fenomenal”, explica otra de las clientes satisfechas de Lumon, Ángeles García.

  1. La seguridad que ofrecen las cortinas de cristal para los niños es imbatible

Si algo proporciona tranquilidad en las terrazas Lumon son sus cierres de seguridad. “Tenemos una parte de la terraza destinada solo para el niño y sus juguetes y cuando le ponemos el cierre de seguridad para que no pueda abrir, estamos tan tranquilos. Él sale a jugar cuando quiere y nosotros disfrutamos viéndole feliz”. Pero, además, se trata de un espacio que les encanta a los niños. “Desde que acondicionamos la terraza mi hijo solo quiere cenar ahí. Le encanta. Para él también es un lugar especial de la casa”, nos cuenta Ana Téllez.

PÍDENOS PRESUPUESTO AQUÍ

New call-to-action

 

Artículos de interés
Suscríbete a nuestro blog: