Cómo acondicionar mi terraza para mi perro o gato

4 octubre, 2019

Los que convivimos con perros o gatos cada vez somos más conscientes de que tienen derecho a disfrutar de la casa. Si tienes una terraza, tu perro o tu gato podrá beneficiarse de un espacio más amplio. Pero es fundamental que para ellos la terraza sea segura. Te explicamos cómo acondicionar tu terraza para tu perro o gato con los consejos de la experta en educación canina, Noelia Vílchez.

Tu mascota necesita vivir en más espacio. Y aunque le prohíbas el acceso a ciertos lugares de la casa como la cocina, por una cuestión de higiene, deberían poder circular libremente por todo el espacio. Está bajo tu responsabilidad cuidar del hogar sin descuidar su seguridad.

De hecho, la seguridad es el aspecto más importante a la hora de acondicionar tu terraza para tu perro o tu gato, entendida también como salud, explica la experta canina Noelia Vílchez, de Siempreconmiperro.com. Es igual de importante que la terraza sea un espacio motivador, de calma y de tranquilidad para tu mascota. Así todo funcionará sobre ruedas. En este post te explicamos cómo acondicionar tu terraza para que tu perro o tu gato también la pueda disfrutar y sea una fuente de alegría para todos y no de inseguridades.

Consejos para hacer de tu terraza un lugar más seguro para tu mascota

Las más recientes teorías en educación canina y felina insisten en permitir que tu mascota experimente con el ambiente del hogar, que se sienta libre para entrar y salir de todos los espacios siempre que estos ambientes estén controlados por el cuidador y sean seguros hasta en los más mínimos detalles. Esta filosofía se extiende también al uso y disfrute de la terraza. Te ofrecemos a continuación consejos para hacer de tu terraza un lugar más seguro para tu perro o gato.

Protege a tu mascota cerrando la terraza

Las terrazas son una fuente de alegría también para las mascotas, y de miedos para ti. Tanto perros como gatos, sobre todo estos últimos, las disfrutarán muchísimo pero también corren ciertos peligros. De ahí que sea imprescindible cerrar la terraza y permitirles el acceso libre y estar tranquilos cuando no estamos con ellos para supervisarlos.

seguridad-en-terraza

Es importante que el sistema de protección vaya desde el suelo hasta el techo de la terraza, de forma que quede perfectamente cerrada y sin ningún hueco. Uno de los sistemas más eficaces y que ofrecen una protección al 100% –dado que las mallas metálicas además de poco estéticas pueden ser mordisqueadas y no ofrecen una absoluta seguridad– son los cerramientos de terrazas con cortinas de cristal. Las cortinas de cristal Lumon, cuyas hojas se abren plegándose, son fáciles de usar y se pueden incluso bloquear a la hora del cierre. Con un sistema así, podrás abrir las hojas de cristal cuando tú estés disfrutando de la terraza junto a tu perro o tu gato y cerrarlas cuando no estés o tengas que salir y tu gato o tu perro se quede solo en la terraza.

Evitar objetos peligrosos dentro de la terraza

Si la terraza va a convertirse en un espacio compartido es importante que evites todo tipo de objetos que puedan suponer un peligro para ellos, desde objetos de cristal con los que puedan cortarse si se rompen, a elementos punzantes. Hay perros que tienden a la ansiedad por separación y, en estas situaciones, pueden llegar a romper algunos elementos decorativos y herirse después con ellos. Los amantes de los gatos habrán observado que a estos les encanta saltar por lugares elevados, y a veces tiran al suelo todos los objetos que se encuentren a su paso sobre repisas o muebles. Hay que prescindir de objetos decorativos inseguros en estos casos.

También algunas plantas pueden resultar peligrosas por su toxicidad. Ejemplos como la flor de pascua (aunque hay muchísimas más) son tóxicas para ellos. Y dado que tanto los perros como los gatos tienden a mordisquear las hojas, habría que asegurarse de que no entrañen peligro alguno para ellos. Si tienes un perro, ubica las macetas en alto, pero en el caso de que tengas un gato esto no será suficiente porque los felinos acceden con facilidad a todas las alturas.

Otro elemento que deberás valorar será el material del suelo de la terraza, éste no debería ser resbaladizo ya que podrían hacerse daño tanto perros como gatos. Sobre todo, tenlo en cuenta en el caso de perros en edad avanzada o de gran tamaño, como los pastores alemanes o los labradores que suelen tener displaxia y sufren bastante en este tipo de suelos.

Controlar la temperatura de la terraza

Aunque partimos de la norma de que la terraza, una vez que sea un espacio seguro, estará abierta para que tu mascota circule libremente, si por alguna circunstancia (una visita, por ejemplo) tu perro o gato debe pasar dos o tres horas en la terraza, es importante tener en cuenta el bienestar animal por encima de todo.

Nunca lo dejes en la terraza en las horas de más calor y siempre que no te quede más remedio. En esos casos, controla muy bien la temperatura y asegúrate que tenga acceso a sus juguetes, a su agua y a su comida, y nunca más de un par de horas o tres. Además, es conveniente que previamente lo hayamos entrenado para este tipo de situaciones durante al menos cinco minutos durante 30 días, según explica la experta canina, para que, llegado el momento, pueda sentirse cómodo.

espacio-amplio-terraza

Convertir la terraza en un espacio motivador para tu mascota

Para que la terraza se convierta en un espacio motivador para tu perro y para tu gato debemos cumplir la norma de que en la terraza solo pasen cosas divertidas para ellos, al menos hasta que se acostumbren y la positivicen.

Ubicaremos en la terraza su comida, su agua, sus juguetes y su cama, que ha de ser cómoda (aislante del frío en invierno y fresca en verano). Es importante que cuidemos también los olores. Se estima que los perros tienen aproximadamente 50 veces más receptores olfativos que los humanos, así que para ellos un olor desagradable (lejía u otros productos de limpieza) tendrá mucha más intensidad.

Perros y gatos, dos mundos diferentes 

Perros y gatos tienen diferentes gustos a la hora de comer, dormir y jugar, por lo que es importante que tanto los juguetes que les dejemos en la terraza como las camas o sus comederos estén adaptados a sus necesidades. Si suelen dormir en un trasportín, también lo ubicaremos en la terraza.

En el caso de los perros, si se tiene más de uno, las camas y los juguetes han de ser siempre iguales y uno más del número de perros existente para que no entren en conflictos. Si se tienen gatos, no ponerles el comedero ni su cama cerca del arenero y limpiarlo todos los días. A los gatos tampoco les gusta beber de un bebedero con agua estancada por lo que habrá que cambiarlo con frecuencia. En las tiendas especializadas venden pequeñas fuentes en las que el agua se va moviendo. Con este dispositivo los felinos estarán felices y cómodos en la terraza.

espacio-protegido-terraza

Entrenar a tu perro o tu gato para estar en la terraza 

Si por algún motivo debes encerrar a tu perro o tu gato durante dos o tres horas en la terraza, por una visita o circunstancia extraordinaria, es fundamental entrenarlo al menos durante un mes antes de que suceda, para que siga siendo positivo para tu perro o tu gato estar dentro de la terraza llegado el momento.

Con los perros se puede ir de menos a más en el entrenamiento. Primero con el olfato, para que busquen objetos escondidos en la terraza y vayan asociando este espacio a cosas positivas. Mientras tanto, se le irá cerrando la puerta por cortos espacios de tiempo, dos o tres minutos. La clave estará en abrirle antes de que ladre o rasque la puerta para querer salir, e ir aumentando el tiempo progresivamente.

No se debería, por lo tanto, utilizar la terraza para castigar al perro o al gato, ni para, por ejemplo, curar una herida. Además, otro aspecto importante será cuidar el nivel de ruido que hay en la terraza. Si es un perro que tiene miedo al ruido, dejarlo encerrado en una terraza mientras afuera se oyen petardos o hay fuegos artificiales puede no sentarle bien. Aunque si es una terraza cerrada con un sistema de cortinas de cristal Lumon, el ruido disminuirá drásticamente y tu mascota no vivirá ese miedo constantemente.

Juguetes de perros y gatos para una terraza atractiva para ellos

Existen gran cantidad de juguetes para perros y gatos que los mantendrán entretenidos en la terraza en caso de que tú no estés y tengan que quedarse solos. Los juguetes caninos suelen plantearles un reto para obtener comida a cambio de descubrir el mecanismo para extraerla. Estos juguetes favorecen la concentración, evocan emociones positivas y desviarán su atención de otros estímulos y del estrés que le provoca quedarse solos: Kong Classic, Twist’n treat de Busy Buddy, Waggle de Busy Buddy, Dog Activity Matt o Snufle Matt o manta del olfato, son los más entretenidos.

A los gatos les gusta mucho tener una casita en alto, que tenga una especie de oteadero. Para ellos se pueden colocar desde baldas vacías en las paredes a bordillos de madera en la barandilla por donde puedan caminar con seguridad. También les enloquece la llamada hierba gatuna, una planta cuyo olor les fascina con la que disfrutan restregándose. Puedes comprar tus propias semillas y cultivarla en maceteros en tu terraza.

Respetar la convivencia con la comunidad de propietarios

Aunque nuestras mascotas vivan en su hogar, es fundamental respetar la convivencia con la comunidad de propietarios. Tratar de evitar que se vean afectados por ruidos y procura cuidar de los olores indebidos. Y, sobre todo, respeta la ley. Ten en cuenta que el perro o el gato no deben quedar encerrados en la terraza durante muchas horas, tal y como señalan las últimas normativas. La nueva ordenanza que ya se aplica en muchas ciudades españolas prohíbe que los perros y los gatos se mantengan en terrazas o en patios durante todo el día, o durante toda la noche sin acceso a la vivienda.

New call-to-action

Artículos de interés
Suscríbete a nuestro blog: