5 juegos para días de lluvia para disfrutar en familia

7 noviembre, 2019

Fuera caen chuzos de punta y hace un frío de esos que dejan los parques vacíos. Ni se te pasa por la cabeza salir, pero quedaros en casa tampoco parece la mejor solución. Tranquilos, con estos 5 juegos para días de lluvia encontrarás muchas formas de pasar tiempo de calidad en familia sin tener que ir muy lejos.

Ya lo decía Einstein: “Los juegos son la forma más elevada de la investigación” y nuestros pequeños científicos necesitan un espacio adecuado donde poder echar la imaginación a volar sin anteponer las necesidades de los adultos: ¡No ensucies! ¡No desordenes! ¡No te manches! ¡Ten cuidado! Mucho más aquellos días de lluvia en los que no pueden quemar la energía que necesitan derrochar en un parque, al aire libre…

Jugar en la terraza en familia

La solución comienza por transformar nuestra terraza en un espacio funcional y agradable donde, durante todo el año, podamos jugar en familia mientras disfrutamos de la luz natural y de unas condiciones mucho más flexibles y relajadas que en el interior de casa. El caso de las terrazas es bastante singular, ya que a pesar de ser un lugar bastante valorado se tiende a ignorar su verdadero potencial. La prueba de ello es que vivimos, la mayoría del tiempo, de espaldas a ella. Las ventajas de acristalar tu terraza son ilimitadas y tener un espacio acondicionado para jugar con tus hijos durante todo el año puede ser, sin duda, una de las más significativas.

En este post te contamos 5 juegos para esos días de lluvia que se adaptan perfectamente a un espacio luminoso y cerrado como tu terraza Lumon. Y no te olvides, tú eres su juguete preferido. Jugar en familia les encanta. Dedícales tu tiempo y serán más felices todavía.

5 juegos para días de lluvia

La lluvia no tiene por qué ser aburrida. Al contrario, estos 5 juegos para días de lluvia son perfectos para que nuestros pequeños científicos desarrollen sus capacidades. Te contamos en qué consisten estos juegos y todo lo necesario para llevarlos a cabo.

Cómo preparar un arenero para niños

No hay crío que se resista a un arenero para niños. Meter sus manitas en la tierra, construir, llenar, vaciar, enterrar, desenterrar… ¡Las posibilidades son infinitas! Mucho más si intercambiamos cada cierto tiempo los materiales para convertirlo en un auténtico festival visual, auditivo y manual: tierra, agua, piedras, palos, hojas…

Si tienes una terraza acondicionada, aquel imperativo paterno de: “¡No ensucies!” irá perdiendo fuelle. Deja que todo suceda allí y así tendrás la casa a salvo. Además, podrás estar tranquilo: todas las terrazas con cortinas de cristal Lumon cuentan con sistemas de cierre de seguridad a prueba de niños.

Ten en cuenta que, de dos a cinco años, se produce el gran crecimiento de conexiones nerviosas, un periodo durante el cual el cerebro está mejor preparado para aprender funciones básicas para la supervivencia. Genérale un contexto favorable para que estos procesos se lleven a cabo a través de los sentidos: desarrollo táctil al manipular objetos, observación de lo que ocurre al moverlos, de la forma que tienen, si suenan o no al caer, cómo es exactamente ese sonido… Toda esta información es valiosísima para su desarrollo.

New call-to-action

Jugar con agua: la water wall

Jugar con agua o la famosa water wall es otro de sus juegos favoritos. Solo vas a necesitar botellas de plástico usadas y tappers, o cualquier elemento reciclado que tengas a tu alcance. Construir una pared de agua en la terraza asegura horas de diversión y aprenden las leyes de la física de forma vivencial. Además, lo pasan genial haciendo trasvases y desarrollando la motricidad fina.  Consigue un palet, un metro de manguera, embudos de diferentes tamaños, dos o tres uniones de tuberías (casi todo en una tienda de bricolaje), botellas y recipientes de diferente formato, un churro de piscina (de esos que usan para aprender a nadar), bridas y una pistola de silicona caliente. Lo demás, es echarle imaginación al circuito. Además, las botellas se pueden pintar con pinturas acrílicas y crear un molino de agua o todo lo que se os ocurra.

Pintar con témpera y pincel en la terraza

Existen multitud de técnicas para pintar en la terraza y materiales para experimentar, aunque se recomienda, sobre todo para los más pequeños, utilizar las temperas: una pintura al agua, fácil de limpiar, económica, de rápido secado y que se utiliza sobre papel o cartón.

Eso sí, habrá que hacer también acopio de pinceles, esponjas, pulverizadores y otros materiales para crear efectos. Incluso, podremos crear sellos caseros a base de tubos de papel higiénico a cuya base daremos forma de círculo, de corazón, cuadrado… Mojados en una bandeja con témperas o acrílicos serán perfectos para estampar. Así fomentarás parte de su innata capacidad creativa, estimularás la expresión de sentimientos, de cargas emocionales que no saben expresar de otro modo y favorecerás otros procesos cognitivos como la percepción, la atención, la memoria y la autoestima.

Terraza con cortinas de cristal

Jugar con el Arcoiris Waldorf

Seguramente habrás oído hablar del Arcoiris Waldorf, piezas semicirculares de diferentes tamaños y colores que se han convertido en el juguete más completo del mercado. En la terraza, en un espacio amplio para desparramarlas, podrán concebir cualquier cosa sin la intervención de los adultos.

El juego no limita la imaginación. El niño puede construir con sus piezas cientos de formas y al manipularlo gana destreza y coordinación. Además, las piezas son de madera, existen en varios tamaños y a través de su composición practican y asimilan equilibrio, simetría, resistencia, lógica…

Construir una cabaña

La casita de toda la vida es un entretenimiento que resiste el paso del tiempo. Construir con los niños una cabaña es un juego que permite a los más pequeños crear su propio mundo. Se puede comprar o construir a base de palets y ubicarla en un lugar luminoso de nuestra terraza. Este espacio le permitirá reforzar su yo y su autonomía.

 

 

Artículos de interés
Suscríbete a nuestro blog: